fbpx

Bagayeros reclaman en la frontera salteña por la falta de fuentes de trabajo

Hay descontento entre estos trabajadores porque afirman que luego de los allanamientos a Gendarmería ya casi no hay movimiento de granos en la frontera.


No les importa ser parte de uno de los circuitos más informales e ilegales de trabajo, si esa actividad les proporciona el alimento para sus hogares. Tampoco les importa arriesgar la vida cada día ejerciendo su tarea habitual, porque es a lo único que pueden asirse para seguir subsistiendo allí, en ese límite entre natural y artificial que se llama frontera entre Argentina y Bolivia, a la altura de Salvador Mazza y Yacuiba.

Ellos, los bagayeros, salieron durante el fin de semana a hacer escuchar sus advertencias y reclamos, por ahora «soto voce», acerca de que se quedaron casi sin trabajo luego de los allanamientos realizados la semana pasada a los distintos escuadrones de Gendarmería nacional para desbaratar una enorme red de contrabando de granos gerenciada desde las tripas de la fuerza.

Como se recordará, en aquellos procedimientos llevados a cabo por personal de la misma Gendarmería, para dar así un mensaje claro a la sociedad acerca de su compromiso con el cuidado de las fronteras de la patria y su disposición para impedir toda clase de tráfico internacional de mercaderías, fueron detenidos algunos comandantes que se desempeñaban en los destacamentos mencionados y se secuestraron infinidad de documentos probatorios de los ilícitos que se investigan.

Entre los documentos más notorios secuestrados por los investigadores figuran las actas de control de paso de camiones en Aguaray con destino a Salvador Mazza, junto a las grabaciones de las cámaras de seguridad para cotejar unos con otros, dado que se supone que deberían saltar notorias e insalvables diferencias entre unas y otras.

Fuente: El Tribuno


Compartilo con tus amigos!

Comentarios

¿Cuál es tu reacción?

Me encanta Me encanta
0
Me encanta
Divertido Divertido
0
Divertido
Enojado Enojado
0
Enojado
Triste Triste
0
Triste