FUNCITY


Una fábrica de desprolijidades

Por Redacción Ciudad Despierta

No abrió los sobres de la licitación de los derechos futuros, cómo había anunciado, y le concedió más tiempo del estipulado a uno de los oferentes para que regularizara su propuesta; apareció un candidato inesperado.

Una fábrica de desprolijidades

(NACIONAL, LANACION).- Las empresas interesadas en televisar los partidos del fútbol argentino tenían hasta ayer a las 16 para presentar sus ofertas. La AFA había publicitado la apertura de sobres, a realizarse media hora después, como todo un acontecimiento. Una noticia en sí misma para una entidad acostumbrada al oscurantismo y el secreto de tiempos grondonistas. A la hora señalada hubo tres ofertas. Hubo un acto multitudinario. Hubo cotillón y hasta bromas. Pero los sobres blancos con los detalles económicos y operativos de cada propuesta siguen escondidos. Una apertura que no fue tal; una transparencia que cuesta advertir.

Como se esperaba, la AFA recibió tres propuestas. Lo inesperado resultó la aparición, a las 15.20, de una comitiva de la compañía española Mediapro, una productora de contenidos que facturó más de 1500 millones de euros en 2015. A diferencia de los otros interesados, Mediapro no tiene señales propias. Según pudo reconstruir LA NACION, la oferta responde a una iniciativa directa de la casa matriz, con sede en Barcelona. El encargado de traer el sobre de papel madera fue José D'Amato, un viejo conocido del futbol argentino, que supo ser gerente de programación en Torneos y Competencias, cuando todavía era una idea de Carlos Ávila.

En la casa de la calle Viamonte ya estaba la comitiva de ESPN, encabezada por Guillermo Tabanera, el directivo que se reunió con los principales dirigentes del fútbol argentino para transmitirle el interés de la compañía en televisar los partidos. Pasadas las 15.30 arribó el tercer competidor: Fox/Turner. En la sociedad había serias dudas con respecto a la presentación o no de una oferta. De hecho, a última hora del viernes la AFA respondió por escrito una serie de interrogantes técnicos que estas dos empresas habían expresado la semana pasada. Las casas matrices de ambas compañías no estaban del todo decididas a participar bajo los requisitos que proponía la AFA. Fox Sports explicitó esas divergencias en su propia pantalla, con editoriales en sus noticieros diarios.

Sin embargo, ahí estaban los sobres papel madera. Eran las 16.30 y Armando Pérez rebosaba felicidad. Cerca suyo, Daniel Angelici (Boca), Marcelo Tinelli (San Lorenzo), Hugo Moyano (Independiente), Víctor Blanco (Racing) y Claudio Tapia (Barracas Central). Todos impostaban sonrisas en un acto ya impostado. Lo regulaba el escribano público Juan Carlos Forestier. Con letra de médico, Forestier hizo unas anotaciones en una hoja en blanco.

Pero ni bien comenzó el acto, esas letras tomaron valor: "un tecnicismo" provocaba que la oferta de Fox y Turner debiera ser corregida. La AFA le daba 48 horas (hasta el miércoles a las 15) para subsanar el error. Fue el único dato concreto de toda la conferencia, en la que hablaron Pérez y Tinelli. Ambos agradecieron a los oferentes por presentarse. Pérez resumió el bochorno: "Hemos tratado de ser lo más transparentes que hemos podido", se disculpó el todavía presidente del Comité de Regularización que gobierna la AFA.

Se fueron los flashes y las cámaras. El tercer piso de la AFA se convirtió en un ghetto de dirigentes (por un lado) y de empresarios (por el otro). Los primeros se recluyeron en la sala de reuniones de presidencia. Los segundos, en el lugar donde habitualmente se reunía el comité ejecutivo. A vendedores y compradores de un negocio de US$ 2000 millones los separaban 10 metros. "Café. ¡Sírvanles café!", fue la orden. La sala de los empresarios se blindó. La de los dirigentes ya estaba blindada desde hacía un rato.

Avisaron que se firmaría un acta con las tres ofertas. "Ya estamos trabajando", anunció Tinelli en la puerta del salón donde lo esperaban otros directivos. Parecía que todo iba sobre rieles. Hasta que los abogados de ESPN y Mediapro protestaron por las 48 horas de plazo que le habían dado a Fox

Turner para arreglar su oferta. Hubo algún amague de retirar la propuesta si las condiciones no eran las mismas para todos. La AFA le dio a Víctor Roldán, jefe de Asuntos Legales de Turner, plazo hasta las 20 para subsanar el error.

El "error" era que la oferta de Fox/Turner aparecía como "no vinculante", es decir, sin garantías, sin la autorización de las casas matrices, algo que la AFA no aceptó. La presión de los otros dos postulantes surtió efecto: el plazo para Fox/Turner pasó de 48 horas a 5. Aquellos que venían negociando desde octubre con los dirigentes (y también con el gobierno) disponían de un par de horas para llamar a Estados Unidos y seguir en carrera. Pero en Estados Unidos ayer era feriado: se celebraba el Día del Presidente. Hubo que hacer llamados y firmar documentos. Todo en tiempo récord.

Media hora antes del gong, la comitiva apresurada entró en la sala en la que se encontraban los directivos de AFA y la comisión audiovisual de primera división. Pulgares para arriba. En la sala observaron los avales y las firmas. Había que comunicarles a los abogados de MediaPRO y ESPN que la oferta de Fox

Turner, que tenía un defecto formal, había sido validada. Lo aceptaron a regañadientes. Y la cara de Guillermo Tabanera (ESPN) y José D'Amato (Mediapro) lo decía todo. Hubieran preferido un rival menos en la puja por los derechos.

Ya era noche cerrada cuando la AFA confirmó que la apertura de sobres se realizará hoy a las 13, contradiciendo su propio organigrama del día de ayer. La comisión audiovisual vuelve a reunirse y comenzará a analizar cada punto de las ofertas. Tomarán una decisión en las próximas 48 horas y la comunicarán a la Asamblea. El viernes, en Ezeiza, la AFA definirá quién le transmitirá los partidos de primera división por los próximos cinco años. Y ya se sabe que es un partido con tres jugadores. Todos, igual de poderosos. Todos, con una billetera parecida. En un fútbol argentino empobrecido, terminará decidiendo el número final.


^