CULTURA EMERGENTE


El plan que China tiene para aumentar su tasa de natalidad está demostrando ser muy costoso

Por Redacción Ciudad Despierta

El presidente chino, Xi Jinping, quiere que las mujeres tengan más bebés y se está demostrando que ese plan está siendo costoso

El plan que China tiene para aumentar su tasa de natalidad está demostrando ser muy costoso

Después de que los fondos de seguro administrados por el gobierno, que pagan la maternidad, sufrieran un déficit de ingresos por primera vez, la administración de Xi comenzó a tomar medidas para apuntalar el sistema de beneficios.

La escasez de liquidez es el resultado de una campaña infantil de funcionarios chinos preocupados de que una población que envejece rápidamente represente una amenaza para el crecimiento económico. China eliminó la política de un solo hijo en 2016 después de casi cuatro décadas y, desde entonces, casi todas las provincias han ampliado los términos de la licencia de maternidad para alentar a las mujeres a tener más hijos.

La licencia pagada para las madres de recién nacidos, que el gobierno en 2012 marcó en 98 días, fue de media entre 138 y 158 días al año según la ubicación, según el China Daily.Los planes de seguro administrados por los gobiernos provinciales o municipales pagan los costos de la licencia de maternidad, y el dinero proviene de las contribuciones obligatorias de los empleadores.

 

El sistema no siempre cubre todos los costos de la licencia de maternidad. A medida que los gobiernos regionales ofrecen más beneficios, es probable que algunos empleadores discriminen a las mujeres debido a las preocupaciones de que quedarán embarazadas, según Lyu Xiaoquan, abogada de la firma de abogados Qianqian de Beijing, que representa a mujeres en casos relacionados con los permisos de maternidad.

"La solución definitiva sería que el gobierno y la compañía asumieran los costos", comenta Lyu.

 

Como los gobiernos regionales han ofrecido políticas de licencia mucho más generosas, los pagos han aumentado. En 2016, el año más reciente para el que hubo estadísticas disponibles, los fondos de seguro de maternidad chinos tenían USD 8.200 millones en gastos, superando la cantidad que las compañías pagaron a los fondos de seguros, según la Oficina Nacional de Estadísticas de China.

Esa fue la primera vez que se registraba un déficit anual desde que la oficina comenzara a dar a conocer los datos anualmente en 2000. Los pagos excedían las primas en 12 provincias o ciudades.

No hay una crisis inmediata debido a los excedentes acumulados antes de que se levantara el límite de un hijo. Si bien China aún no ha publicado estadísticas sobre las entradas y salidas de fondos de maternidad para 2017, el año pasado hubo 17.2 millones de nacimientos, un 3.5 por ciento menos que en 2016. Esa caída debería aliviar la presión sobre el sistema de seguros.

Aún así, incluso en 2015 había tres provincias o ciudades, incluida Pekín, en las que los pagos de maternidad excedían los ingresos. A medida que se analizan las implicaciones a largo plazo del hecho de promover familias más grandes, los funcionarios reconocen el estrés que enfrenta el sistema actual financiado por el empleador.

El Ministerio de Recursos Humanos y Seguridad Social emitió un aviso que exige a las provincias que paguen, en su totalidad y a tiempo, los gastos relacionados con la maternidad. El aviso ordenaba que los gobiernos establecieran mecanismos de alerta de riesgo para los fondos del seguro de maternidad y les exigía que mantuvieran suficientes saldos acumulados para cubrir de seis a nueve meses de pagos.

Eso siguió a una directiva de agosto que detalla los pasos que deben seguir los gobiernos cuando hay déficits en los fondos que pagan los beneficios de maternidad, así como las pensiones, los beneficios por desempleo, la compensación del trabajador y el seguro médico.

En mayo, el gobierno central abrió una nueva administración que supervisa la maternidad y el seguro de salud para reducir costos y mejorar la cobertura, según la Agencia de Noticias Xinua. La administración informa directamente al Consejo de Estado, el nivel más alto en la jerarquía del gobierno.

"Estas son buenas noticias para las empleadas", afirmó Pan Jintang, profesor de la Escuela de Trabajo y Recursos Humanos de la Universidad de Renmin en Beijing. "Combinar el capital fondo de diferentes fondos de seguros puede garantizar que las empleadas puedan obtener un reembolso por el seguro de maternidad".

El movimiento sigue a un programa piloto del año pasado en una docena de ciudades para ampliar el acceso al seguro de maternidad mediante la incorporación de ese sistema en los planes de seguro médico básico, lo que podría reducir los costos.

Encontrar una solución es crucial si China quiere evitar los problemas demográficos que enfrentan Japón y otros países asiáticos y europeos con bajas tasas de natalidad. Para el año 2030, aproximadamente una cuarta parte de la población de China tendrá 60 años o más frente al 13 por ciento en 2010, según datos aportados por el Consejo de Estado.

El gobierno de China planea eliminar todos los límites al tamaño de la familia, como muy tarde, a finales de este año. Sería una medida que podría tensar aún más el sistema de cobertura de maternidad financiada por el empleador.

Los gastos por prestaciones de maternidad son pequeños en comparación con otras contribuciones obligatorias de los empleadores. Sin embargo, el sistema ya ejerce presión sobre algunos empleadores al no compensarlos por los sueldos de las mujeres con licencia maternal, de acuerdo a K. Lesli Ligorner, socio de Morgan, Lewis & Bockius, con sede en Shanghai, que se especializa en derecho laboral.

"El seguro no cubre todo y el empleador es responsable de pagar cualquier cantidad superior a eso", apuntó.

Los expertos afirman que la discriminación contra las mujeres embarazadas en el lugar de trabajo persiste. Algunas empresas requieren que las mujeres firmen contratos que estipulen que no se quedarán embarazadas, según cuenta Geoffrey Crothall, director de comunicaciones de China Labour Bulletin, un grupo con sede en Hong Kong que promueve los derechos de los trabajadores. Otros tratan de imponer condiciones onerosas a las empleadas embarazadas con la esperanza de que renuncien antes de que comience la licencia de maternidad.

"Muchos empleadores simplemente no contratan mujeres porque les preocupa que tengan que pagar por el seguro de maternidad", comentó Crothall.

Las leyes chinas protegen a las mujeres de los despidos por embarazo o licencia de maternidad y los tribunales muestran más disposición a considerar las denuncias de los demandantes que alegan despido injustificado, según el abogado Jonathan Isaacs, jefe de la práctica laboral de China en Baker McKenzie en Hong Kong.

Sin embargo, debido a que los tribunales chinos no consideran los daños punitivos para la mayoría de los casos de empleo, las cantidades otorgadas a las demandantes son aún pequeñas. "No se acerca al nivel para hacer que las empresas realmente presten atención", indicó.

Los cambios en el sistema de beneficios de maternidad son parte de un esfuerzo más amplio para mejorar la red de seguridad social de China y el Consejo de Estado programará un programa para ayudar a los gobiernos locales a realizar pagos de pensiones.

Tales reformas muestran "la determinación del gobierno central de mejorar los medios de subsistencia de las personas en un momento en que la población de China está envejeciendo rápidamente", informó Xinhua.


^