FUNCITY


Cuento del tío a las 9 de la mañana con un fajo de billetes en Entre Ríos al 1451

Por Redacción Ciudad Despierta

Pamela compraba golosinas para sus nenas, cuando fue engatusada con el viejo cuento del tío, y lograron quedarse con su celular.

Cuento del tío a las 9 de la mañana con un fajo de billetes en Entre Ríos al 1451

A las 9 de la mañana Pamela compraba golosinas en el local "il Gatto", ubicado sobre avenida Entre Rios, en ese momento no se imaginaba que estaba a minutos de ser timada por unos jovenes de 30 años, perfectamente sincronizados, para que las cosas sucedan coordinadamente minuto a minuto.  

Al salir del local, distraidamente, uno de los timadores le pregunta por una calle, mientras esto sucedia, alcanza a pasar delante de ellos, el cómplice, en bicicleta y deja caer un "fajo de billetes", a lo que, el que preguntaba levanta este fajo y distraidamente le dice a Pamela, "amiga, que hacemos?, le devolvemos o nos repartimos mita y mita"...Pamela, ajustada de presupuesto le dijo, nos repartamos y el timador le dijo, tene vos el dinero por las dudas, yo me quedo con tu tel para que me llames y asi nos encontramos para repartir. Esa fue la palabra mágica para que aparezca en escena el complice de la bicicleta, diciendo, la sra de la esquina me dijo que te vio que levantaste mi plata, y en un rápido pase de manos, Pamela no dudo en entregarle el celular y hacerle señas que después se hablan. Rápidamente se tomo un taxi para desaparecer de escena. Tanta era la excitación de Pamela que no abrio durante todo el viaje el fajo de billetes. Llego a su casa y nerviosa veía como sus sueños de dinero fácil le jugaron una mala pasada. Ni el primer billete era verdadero, y los otros solo papeles de colores. Pamela aprendio, que nadie le va a regalar dinero, y que si alguna vez más se lo dicen, no escatimara esfuerzos para torcerle el pescuezo al timador.

     


^