CULTURA EMERGENTE


Fútbol salteño: las penas son de nosotros, los planteles son de afuera

Por Francisco Laiseca

Perros sin ascenso.

Fútbol salteño: las penas son de nosotros, los planteles son de afuera

La realidad del fútbol salteño es bastante triste. El Santo se desinfló, el Albo no juega a nada y Central Norte sufre para dejar atrás la triste cuarta categoría del fútbol nacional. Triste. Sobre todo para los más viejos, aquellos que vieron jugar a un heroico Central Norte contra Boca Juniors, aquellos que disfrutaron la gloria de Gimnasia y Tiro durante los 90 o quienes que en esa misma década siguieron las campañas del poderoso elenco de Juventud Antoniana. Existe un denominador común en los planteles que protagonizaban las hazañas de los tres equipos salteños más importantes: estaban integrados mayoritariamente por jugadores del ámbito local, con hambre y hambre de gloria. Hoy la realidad es inversa. Las campañas terminan en fracaso y los planteles –año a año- se integran mayoritariamente por jugadores foráneos. La excusa que motiva a las dirigencias a erogar deficitarias sumas en estos jugadores es “la demanda de un equipo competitivo”. Pero la realidad marca lo contrario y lo cierto es que Juventud ocupa el 5° lugar y Gimnasia el 10° del Federal A. Ninguno pelea el ascenso directo. Central Norte, en tanto, clasificó a duras penas a los Play Offs del laberíntico torneo Federal B y deberá construir una regularidad que no mostró durante todo el año si es que quiere ascender.


^